Archivo

Temas

Sobre el blog

Presentamos el blog de Pregoneros Emocionales

Blog de Pregoneros Emocionales

J 20/08/2020 - Nuria De Torres

La vida como un cuadro abstracto


Siempre me ha llamado la atención el arte abstracto, cómo la misma cosa puede parecer desde una maravilla hasta una tomadura de pelo. Siendo de Cuenca, me encanta la Ciudad Encantada, pero siempre me rascaba el que unas piedras de determinada forma, erosionadas por el aire, el viento y la lluvia, tomaran una formas a las que, de repente alguien les ponía título y aclaraba la mirada del espectador. Pero ¿por qué ese título y no otro? ¿Todos tienen que ver lo mismo en esa figura?


Ahora, con el tiempo, mi mente o el estudio o el desarrollo interior me han llevado a pensar que dentro de mí siempre ha habido un clown con una mirada distinta. Del clown me encanta su mirada, que ve una cosa, un objeto, como si fuera otra cosa, con otro uso. Es una mirada particular. Y todo esto, junto a mi avance en el desarrollo personal, me libera y me calma, al colocar las piezas de este puzle en mi interior.


La realidad es la misma para todos. Sin embargo, nuestra visión es diferente. Lo cual me hace sentir bien y me ayuda a comprender mejor a los demás. Ante cosas, hechos o ideas tan claras para mí, antes me cuestionaba si no había algo mal en mí o en los demás que provocaban esas locuras, esos espejismos, porque no los entendía. En cambio, ahora, al confrontar mi forma de mirar con la de otros, cada vez tengo más claro que estamos antes un mismo cuadro abstracto o una figura de piedra que suscita ideas y sentimientos distintos. Ninguno incorrecto, porque depende en gran parte de creencias, experiencias y culturas propias.


Como digo, esto me aporta una gran tranquilidad y, en cierto modo, curiosidad, por descubrir la mirada del otro, y la mía. Partiendo de que ninguno tiene la verdad absoluta, sino el deseo de ampliar horizontes y puntos de vista que me hagan entender mejor y ver el mundo desde otro prisma. Poner valor al infinito, puesto que hay infinitas formas de ver, sentir y mirar el mundo. Lo que me gusta es ampliar horizontes, intentar ver desde la perspectiva del otro sin juzgarle. Todo lo que no entiendo del otro es que se me había escapado. Así que me quito mis orejeras de burro y puedo ver más, y elegir si seguir por el mismo camino o cambiar.


Esta afición por el clown y por esa otra mirada cada vez me aporta más paz porque sé que no tengo ningún problema, ni tara. Lo que tengo es una visión especial. En este mundo donde la diversidad está tan en boca de todos pero tan poco reconocida y falseada, me hace ir un poco a contracorriente. En vez de juzgar y acoplarme a la normalidad, sea nueva o vieja, en vez de poner un título para que todo el mundo vea, sienta y diga lo mismo, prefiero dejar ese cuadro sin título y que cada uno aporte su visión especial. Así creamos una gran obra de arte sin juicios y con amplitud de miras.


Cuando juzguemos a alguien por lo que dice o por lo que hace, pongámonos un poco en su visión. Preguntemos y busquemos cuál es su visión y las diferencias con la nuestra. Lo mismo así, en vez de generar prejuicios y problemas, podremos ampliar y conciliar nuestras visiones. No estamos equivocados. Sólo vemos lo que queremos o sabemos. Cada persona, con sus creencias, sus experiencias y su momento, es libre de ampliar o quedarse en su camino.


Sabiendo que todos los caminos llegan a Roma y que siempre hay tiempo para reposar, hagamos una parada e, incluso, probemos otro camino no experimentado.

Pregoneros Emocionales

Avda Burgos 20
47009 VALLADOLID (ESPAÑA)