¿Tienes dudas? Pregúntanos

Instrucciones del Póster de Emociones

Cómo se usa el Póster

Si estás aquí es porque has adquirido el Póster sobre Para qué sirven las emociones según el MAT. Te voy a explicar la mejor manera de usarlo para diagnosticar tus emociones. El póster se ha concebido como herramienta cotidiana para estudiar tus emociones y ver si las estás gestionando correctamente.

Para empezar, puedes ir leyendo las funciones de cada una de las seis emociones del modelo, y que son las básicas del ser humano. Las funciones son la "utilidad" de cada una de ellas, el para qué nos sirve. En el póster las funciones están justo al lado del nombre de la emoción, y en palabras recuadradas.

Instrucciones del poster - Las funciones de la rabia img20200313125915.jpg


Comprobarás, por ejemplo, que la Emoción Tristeza no consiste en estar lloroso y sentado en un rincón, sino que es mucho más amplia que el concepto coloquial de tristeza: sirve para aceptar las pérdidas, hacer duelo, buscar soluciones para superar esa situación de pérdida y aprender de todo el proceso para mejorar nuestra vida. La vida es cambio y todo cambio nos hace crecer. De hecho, esa es la función de los cambios, y la manera más habitual de aprender en la vida. La tristeza es DESARROLLO y BÚSQUEDA de SOLUCIONES a partir de una pérdida.

El estímulo correcto para la emoción tristeza es la PÉRDIDA. Por eso, sólo deberíamos colocarnos en la emoción tristeza cuando hemos sufrido una, del tipo que sea, más o menos importante. La duración y la intensidad de esa TRISTEZA habrán de responder de forma proporcionada a esa pérdida. En el póster, el estímulo de cada emoción está indicado con el signo de un rayo rojo.


Instrucciones del poster - El estímulo correcto de la tristeza img20200313010505.jpg
 


¿Estás triste y no has sufrido ninguna pérdida real? Entonces tu tristeza es falsa, y se trata de una disfunción emocional.

Las disfunciones emocionales están representadas con los "planetas" que rodean a las emociones, y que están alineados en unas flechas. Observarás que las flechas apuntan a las demás emociones.

Así pues, para diagnosticar tu emoción, piensa en una situación de tu vida (una discusión con alguien que te hizo sentir mal, una sensación de hartazgo en el trabajo, estrés continuado, conflictos, mentiras...). ¿Qué emoción básica crees que se acerca más a lo que sientes o sentiste en esa situación? Pongamos que fue Rabia, porque estabas enfadado/a o porque recriminaste a la persona su comportamiento. Si después de aquella situación no te sentiste bien y más tarde seguías resintiéndote de ello, probablemente no usaste bien la emoción.

Las emociones bien utilizadas confieren una sensación de bienestar porque la vida fluye aunque haya dificultades.

Lee los planetas que están alrededor de la emoción RABIA. ¿Sentías envidia, criticabas amargamente? ¿Era rencor, fanfarronería? ¿Estabas amargado/a? Si alguna de estas palabras se acerca a cómo te sentiste dentro de esa rabia, fíjate en la dirección de la fecha. ¿Adónde apunta, a qué emoción? Esa emoción es la que deberías haber sentido según una buena gestión emocional.


Instrucciones del poster - Las disfunciones de la rabia img20200313011003.jpg


Por ejemplo, si sentías envidia ante el logro de otra persona (porque quizá tú llevabas meses pensando en hacer lo mismo pero no te atrevías, o te podía la pereza, o el miedo a destacar, o no creíste en tus posibilidades y tus capacidades), lo que deberías haber sentido es admiración, reconocer el logro y las virtudes de esa persona. Si te fijas, la flecha del planeta ENVIDIA apunta hacia el ORGULLO, que es la emoción de la admiración, el crecimiento, la transformación y el estatus. La emoción de la autoestima, en definitiva. Además, el planeta ENVIDIA está tintado de verde en la dirección de la emoción ORGULLO. Este doble color indica la emoción incorrecta y la correcta.

La próxima vez que vuelvas a sentir envidia, tienes la opción de darte cuenta del error. Quizá lo que te hace falta es creer más en ti mismo/a y así los demás no volverán a adelantarse.

Recapitulando: para reconocer las disfunciones, colócate en uno de los planetas grandes del hexágono que representará la emoción FALSA que sentías. Los planetas pequeños alrededor de esa emoción son sus posibles disfunciones. Las flechas en las que se encuentran alineados dirigen hacia la emoción correcta dentro del hexágono.

A veces es más fácil comparar los estímulos de cada emoción.

Si sientes RABIA, mira a ver si has sufrido una INJUSTICIA real. ¿Es realmente injusto? ¿Te han mentido? ¿Han abusado de ti? ¿O te dejaste abusar porque no pusiste los límites a las primeras señales de peligro? ¿Es injusto o simplemente diste por hecho que las cosas son como tú piensas que son? ¿Es injusto perder un avión o no fuiste con el tiempo suficiente?

Si tu hijo, por ejemplo, empieza a volar solo y a ser más independiente. ¿Toca sentir amor y llenarle de atenciones para quizá retrasar esa marcha? ¿O toca alegría y dejar fluir a ese hijo porque ya es adulto? En este caso, la emoción falsa es el amor, y la disfunción la de crear dependencia. El planeta DEPENDENCIA apunta a la emoción ALEGRÍA, que es la correcta.



¿No lo tienes todavía? ¿Aún sigues trabándote con tus propias emociones? Con los materiales divulgativos que te ofrezco es muy fácil empezar a dominar las emociones, en cualquier situación. No te quedes sin ello.

Pregoneros Emocionales

Avda Burgos 20
47009 VALLADOLID (ESPAÑA)